Mi Mamá ¿vivió un milagro?

En el 1992 a mi mamá le hicieron una operación de corazón abierto y en ese momento los pronósticos eran que la misma le alargaría su vida posiblemente por unos diez años adicionales. De eso van 25 años. Pero lo que sí es cierto es que diez años después comenzaron los problemas cardiovasculares, “las tuberías que dan al corazón”, como les llama Papi.

Luego de 7 cateterismos e igual número de angioplastias ocurrió otro incidente cardiovascular que requería otra angioplastia. El doctor nos advirtió que si la operación salía bien, sería casi un milagro, pues sus venas estaban muy frágiles, y que si salía mal, sería muy mal. Reuní a todos mis hermanos y discutimos si se le hacía o no la operación. Después de mucha reflexión decidimos que confiáramos en Dios en que todo saldría bien, que se procediera con la operación. Cuando llegamos al cuarto a decirle a Mami nuestra decisión, ya ella había tomado la decisión “pues ese era asunto de ella”, según nos aclaró, y concluyó: “nadie se muere en la víspera”.

Lo que pasó en la operación prefiero que ella misma se los cuente.

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario