El humor en tiempos de la Junta

Esta semana me tocó hablarle a cuatro grupos bien diferentes, dos de ellos, ejecutivos de compañías muy exitosas. La charla Al 2017 dale duro… tiene como propósito alertar a la gente sobre la necesidad de afincarnos en nuestras fortalezas y herramientas de nuestro carácter para triunfar a pesar de lo duro que será el 2017. La única forma de hablar de un tema tan fuerte es aderezando la conversación con el condimento indispensable del humor.

Les quiero compartir unos secretos del humor, muy necesarios para lo que nos viene pa’ encima en estos tiempos de la Junta.

Dice Víctor Borge que la risa es la distancia más corta entre dos personas. La risa en una medicina espectacular que no tiene efectos secundarios, con la excepción de si te orinas de la risa. Lawrence E. Shapiro dice: “Al sonreír nuestros músculos faciales se contraen, disminuyendo el flujo sanguíneo de los vasos cercanos. Esto enfría la sangre, lo cual disminuye la temperatura de la corteza cerebral, provocando la producción de serotonina, sustancia bioquímica que el cerebro asocia al sentido de bienestar.”

El humor y la risa controlan el dolor. La risa reduce la tensión muscular. Si hay un problema que no tiene solución aparente busquémosle entonces el ángulo humorístico.

Imagínense la embarazosa situación de la esposa de un conocido abogado que fue arrestado por exposiciones deshonestas. Cuando la prensa quiso saber su opinión, ésta dijo: “Si el arresto fue por mostrar su órgano masculino no tengo duda que le retirarán los cargos por escasa evidencia”.

Mi papá vino un día a donde mí preocupado porque se le estaban olvidando las cosas. Yo lo consolé diciéndole: “No te preocupes por eso. Ya se te va a olvidar.”

El humor es una energía que uno puede canalizar hacia el logro de sus metas. El éxito es obtener lo que uno desea. La felicidad es desear lo que uno ha obtenido. Necesitamos aprender a reírnos de nosotros mismos. Además, es preferible reírnos de nosotros mismos antes que otros lo hagan. Una persona sin sentido del humor es como un carro sin retenedores de golpes (sí, “shock absorbers”).

El humor nos ayuda a enfrentar las pérdidas. Nos debemos poder reír de la muerte, del divorcio, del retiro, de la quiebra económica, de los partidos y los políticos, de los fracasos, de cualquier cosa que signifique pérdida. Estando en el balcón de la casa de mis padres pasó un entierro por la carretera y le pregunté a mi papá quién había muerto. “El que va en el primer carro”, fue su contestación.

El humor es una actitud. Es mirar la vida desde todos los puntos de vista, el serio, el irónico, el absurdo, el positivo, el cínico y el gracioso. En este año tan difícil que ya ha comenzado es necesario que no perdamos el sentido del humor. Si lo perdemos, nos deprimimos. Por mi parte me siento privilegiado de ser el primero con el que se puso a prueba el Plan del Plan del nuevo gobierno de reubicar empleados. A mi me reubicaron fuera de la estación donde trabajaba. Me movieron a otro canal, al de la Mona. Les quedó de lo más mono. Desde allá pienso comenzar un programa que lleve como título: el último que ríe, ríe mejor.

 

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario