Estoy a pocas horas para terminar de darle la vuelta número 68 al Sol. Estipulado que me duelen varias partes del cuerpo que ni sabía que las tenía, pero completo la jornada con más sabiduría, creatividad, amor, agradecimiento y gozo que en ninguna de las orbitas anteriores. En esta circunvalación he tenido tantas bendiciones que solo he pedido de regalo volver al Camino de Santiago, a finales de mayo del año que viene,  acompañado de la gente de Hectours y de aquellos que quieran regalarse a sí mismos una experiencia transformadora de vida. Cumplo 68 años y cuento con la dicha de tener a mi papá de 102 años y a

close

Estoy a pocas horas para terminar de darle la vuelta número 68 al Sol. Estipulado que me duelen varias partes del cuerpo que ni sabía que las tenía, pero completo la jornada con más sabiduría, creatividad, amor, agradecimiento y gozo que en ninguna de las orbitas anteriores. En esta circunvalación he tenido tantas bendiciones que solo he pedido de regalo volver al Camino de Santiago, a finales de mayo del año que viene,  acompañado de la gente de Hectours y de aquellos que quieran regalarse a sí mismos una experiencia transformadora de vida. Cumplo 68 años y cuento con la dicha de tener a mi papá de 102 años y a

Read more

Posted in Silverio Pérez

¡Hay vida después de los sesenta! ¡Yes! Pero es distinta… y se los voy a explicar ya mismito. Antes, les cuento que comencé el día de mi vuelta al sol número 67 –se oye más bonito así– haciendo una caminata de 6.7 millas para demostrarme a mí mismo que sigo con energía y empeño de hacer cosas que me reten. Hoy, cuando desperté, le di gracias a Dios porque vivo en el gozo de entender la vida, creando, trabajando, aportando, sin cogerme pena, responsabilizándome de todo lo que me pasa, libre de echarle culpas a nadie, con sueños por realizar y con ganas, muchas ganas, de seguir viviendo. Eso no quita que

close

¡Hay vida después de los sesenta! ¡Yes! Pero es distinta… y se los voy a explicar ya mismito. Antes, les cuento que comencé el día de mi vuelta al sol número 67 –se oye más bonito así– haciendo una caminata de 6.7 millas para demostrarme a mí mismo que sigo con energía y empeño de hacer cosas que me reten. Hoy, cuando desperté, le di gracias a Dios porque vivo en el gozo de entender la vida, creando, trabajando, aportando, sin cogerme pena, responsabilizándome de todo lo que me pasa, libre de echarle culpas a nadie, con sueños por realizar y con ganas, muchas ganas, de seguir viviendo. Eso no quita que

Read more

Posted in Silverio Pérez