La “solución” del caso del asesinato del niño Lorenzo no complace a nadie, pero no saltemos a conclusiones, tal vez por las razones equivocadas. Para el pueblo, en su forma humorística de enfrentar la tragedia, ahora resulta que al niño lo mató un manco, que el testigo ocular es un ciego, que lo delató un mudo, que lo ayudó a huir un cojo y que al final del camino se enfrentó a la justicia no es ciega, sino bizca. Conclusión: que Ana Cacho no es villana, sino santa. Profundicemos. Al caso del niño Lorenzo lo mataron dos virus que corroen la discusión de los asuntos importantes del país: la trivialización y

close

La “solución” del caso del asesinato del niño Lorenzo no complace a nadie, pero no saltemos a conclusiones, tal vez por las razones equivocadas. Para el pueblo, en su forma humorística de enfrentar la tragedia, ahora resulta que al niño lo mató un manco, que el testigo ocular es un ciego, que lo delató un mudo, que lo ayudó a huir un cojo y que al final del camino se enfrentó a la justicia no es ciega, sino bizca. Conclusión: que Ana Cacho no es villana, sino santa. Profundicemos. Al caso del niño Lorenzo lo mataron dos virus que corroen la discusión de los asuntos importantes del país: la trivialización y

Read more

Posted in Silverio Pérez