Tengo vivo el recuerdo de cuando de estudiante corrí hasta el Teatro de la UPR para asegurarme un asiento para escuchar al sacerdote y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal. Allí dijo, para mi sorpresa, que conocía ateos de actitudes mucho más cristianas que católicos de misa diaria. Luego, en el transcurrir de la vida, comprobé que era cierto. Vengo de un hogar católico y mi primera opción universitaria fue el seminario Regina Cleri de Ponce para estudiar teología. Poco a poco en la vida he ido desarrollando una idea de Dios que lo engrandece y lo aleja de ese empequeñecimiento en que la mayoría lo encajonan, una muy a imagen y semejanza

close

Tengo vivo el recuerdo de cuando de estudiante corrí hasta el Teatro de la UPR para asegurarme un asiento para escuchar al sacerdote y poeta nicaragüense Ernesto Cardenal. Allí dijo, para mi sorpresa, que conocía ateos de actitudes mucho más cristianas que católicos de misa diaria. Luego, en el transcurrir de la vida, comprobé que era cierto. Vengo de un hogar católico y mi primera opción universitaria fue el seminario Regina Cleri de Ponce para estudiar teología. Poco a poco en la vida he ido desarrollando una idea de Dios que lo engrandece y lo aleja de ese empequeñecimiento en que la mayoría lo encajonan, una muy a imagen y semejanza

Read more