Señor Javier Culson… óigame bien… óigame bien…

Aunque le conozco de tantos años, y tantas entrevistas, me permito no tutearle para acentuar el respeto que siento por su persona. Ahora le respeto más que nunca y le explico por qué en diez escuetas razones.
Primero. Pocos atletas en el mundo se mantienen por tantos años al nivel de excelencia que usted se ha mantenido.
Segundo. Usted ha logrado en el atletismo lo que nunca antes puertorriqueño alguno había logrado.
Tercero. A usted siempre le ha movido el darle orgullo y prestigio a su nación, Puerto Rico, y eso lo ha logrado con creces.
Cuarto. Llegar a la final de las Olimpiadas, donde solo están en esa carrera los ocho mejores del mundo, ya es un logro extraordinario para nuestra tierra.
Quinto. Usted lleva sobre sus hombros una carga muy pesada, representar a un pueblo hambriento de héroes, un pueblo frustrado por lo que no ha logrado a nivel colectivo. Eso pesa. Y usted ha sobrellevado esa carga por muchos años exitosamente.


Sexto. Usted es un ejemplo como padre y esposo, pues siempre tiene a su familia presente. Ese es un ejemplo que también le agradecemos.
Séptimo. Usted no falló por irresponsabilidad, como muchos, usted cometió una pifia de microsegundos por su exceso de celo por quedar bien ante tu pueblo.
Octavo. La supuesta regla que usted violó es una absurda, injusta, inhumana… se le debieran dar dos oportunidades de salida a los atletas. En ningún otro deporte existe una regla tan estricta.
Noveno. Su llanto de hombre responsable es un ejemplo de vulnerabilidad que muchos hombres debiéramos aprender. Sus lágrimas lavaron siglos de falsa hombría que nos ha sembrado la historia y la cultura.
Décimo. Usted debe dejar que este golpe pase, tomar una respiración profunda y mirarse al espejo y decirse: NO TENGO NADA DE LO CUAL ME DEBA ARREPENTIR. DI EL 100% POR MI PATRIA…

Lo esperamos en el recibimiento a nuestros atletas para darle el aplauso inmenso, honesto, de corazón, que usted se merece. Usted sigue siendo nuestro campeón. ¡Viva Javier Culson!

Aquí les dejo una décima escrita por Omar Santiago:

No te preocupes Javier
que aquellos que te queremos,
antes de tiempo saldremos
el martes para irte a ver.
Ahí te vamos a extender
los brazos de bienvenida,
y como familia unida
te otorgaremos a coro
el aplauso más sonoro
y solemne de tu vida.

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario