Mensaje positivo de mi padre Trabajar, trabajar y trabajar

Tiene 101 años pero no para de trabajar.

He aquí el secreto:

Mi papá no conoce otra cosa en su vida que no sea trabajar. Desde niño aprendió las destrezas de la carpintería de su padre, abuelo Jacinto, y desde entonces, según él, “no ha dejado de clavar”. A mediados de la década del 50, por una caída de un andamio, no pudo seguir trabajando, y se enfermó de los nervios. Ya luego se adaptó a esa nueva realidad y se enfocó en hacer “chivitos” en la casa.

El domingo pasado, tan pronto llegué a “cuidarlos”, como ya mami tenía compañía, agarró la segueta y el martillo y se puso a arreglar una mesa. “¿Por qué sigues haciendo cosas?”, le pregunté. “El día que deje de trabajar, me muero” – contestó. ¡Qué pena que haya gente que, a la inversa, se mueren el día que den un tajo.

Trabajar es cumplir con nuestra cuota diaria de ser co-creadores con el Dios del Universo. El que no trabaja deja escapar esa extraordinaria oportunidad de ser parte de la creación.

Mensaje positivo de mi padre Trabajar, trabajar y trabajar

 

 

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario