Me duele el asesinato de Francelis y me duele el país

Duele que una mujer joven, profesional, madre, sea asesinada a mansalva mientras le sirve al país, sin protección alguna a pesar de que estaba encausando criminales, y al mismo tiempo haya policías que pasan horas muertas escoltando a dos ex gobernadores, que por capricho, insisten en que ese privilegio es un derecho adquirido. Francelis no pudo disfrutar del derecho adquirido a vivir.   

Me duele que el dolor de su familia, su esposo y su hija, le importe poco a unos individuos y medios Post 01-23-2016 2irresponsables que con tal de lograr ratings o notoriedad, sean capaces de exhibir un video que lo único que hace es alimentar la necesidad morbosa de recrearse en la tragedia de otros. No duele, indigna, que un Ex periodista, y pongo lo de Ex con letras mayúsculas, como Luis Francisco Ojeda, no solo justifique el uso del vídeo sino que se preste a manosear la descabellada y ofensiva idea de un crimen pasional. Asquea, pero no sorprende. Cuando el honorable oficio de informar ha sido sustituido por el de insultar, difamar, tergiversar, ofender… se es capaz de llegar a ese bajo nivel.

Duele que aún estemos en negación de que el narcoestado es una triste realidad. Los criminales ya no tienen recato alguno en llevar su guerra a los centros comerciales, a las calles y avenidas del país. Penetran con su dinero sucio algunas campañas políticas y pretenden intimidar con sus ejecuciones a los representantes del estado.

Duele que mientras se ejecuta a Francelis alguna gente en el país mire esperanzada la llegada de un funcionario del Departamento del Tesoro que en última instancia se dedicó a jugar el juego de la papa caliente. Lastima que nuestro liderato opte por mirar hacia afuera en búsqueda de las soluciones a los problemas del país, en lugar de reconocer y confiar en nuestra fuerza interior, esa que emanaba Francelis a su alrededor.

Duele que por cada Francelis que cae víctima del crimen muchas otras Francelis optan por no ser la próxima víctima, y deciden irse del país a servir en otro lugar más seguro.

Pero por más que duela vale la pena ser como Francelis, vale la pena seguir apostando al país y es necesario y urgente no rendirse. Hay que confiar en que al final, la verdad y el amor prevalecerán. A Fermín y a la familia de Francelis nuestra solidaridad más comprometida.

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario