Los sueños son cosa seria

Esta jovencita, Adriana Díaz, ha logrado a los 15 años de edad el sueño que lleva acariciando desde que su papá le puso una raqueta en la mano y le enseñó a jugar tenis de mesa: ir a unas Olimpiadas. De lograr los sueños más preciados se trata la vida, y no es un asunto de suerte. Lo que te voy a contar a continuación te puede salvar la vida.

Hay cinco pasos para uno lograr sus sueños y Adrianita los cumplió al pie de la letra:

  1. Imaginarte algo grande que quieras lograr (¿Qué) – Todo el mundo tiene la capacidad de la imaginación, pocos la utilizan inteligentemente. Por lo general no nos damos la oportunidad de imaginar, con lujo de detalles, lo que queremos lograr. Y cuando digo lujo de detalles es imaginarlo, escribirlo y decírselo “loud and clear” a alguien. Adrianita se pasaba diciendo que quería llegar a una olimpiada y se imagina desfilando, tal vez portando la bandera de Puerto Rico.
  2. Ponerle fecha: (¿para cuándo?) – Si no le ponemos fecha a lo que queremos conseguir, la mente te juega trucos para posponer y posponer el hacer lo que tienes que hacer para lograr lo que dices querer lograr. Por eso es que muchos que quieren bajar de peso y hacer ejercicios no lo logran pues no deciden cual de los 52 lunes del año es ese lunes que diz que va a empezar. Adrianita le puso fecha clara: del 5 al 21 de agosto en Rio de Janeiro, Brasil.
  3. Desarrollar un plan estratégico para lograrlo (¿Cómo?) – Ahí es que medio mundo se raja pues le huimos como el diablo a la cruz a planificar nuestro futuro o nuestras metas. El 90% de la personas que logran sus sueños pasan exitosamente esta etapa. En el caso de Adrianita es seguir un estricto plan de entrenamiento. En mi caso, para conseguir el sueño de hacer el Camino de Santiago fue  desarrollar un plan de caminatas por cuatro meses, lloviera, tronara o venteara.
  4. Hacerlo (¡Acción!) – ¿quién ha estado frente a una ducha fría diciendo me meto o no me meto? ¿Y qué pasa después del susto meterse? La satisfacción total. Dar ese primer paso en el camino de Santiago… enfrentar cada eliminatoria en el caso de Adrianita hasta que hace dos días, la Díaz, lo logró.
  5. Revisar fríamente los resultados parciales y corregir el rumbo. Si la cosa va de acuerdo al plan estratégico ¡pa’ alante! Si no, analizar dónde nos desviamos y retomar la ruta. No hay nadie que haya logrado un gran sueño que no haya pasado por estos cinco pasos. A ver, ¡Atrévete!

 

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.