Kany desnuda su corazón y nos desnuda

A las 4 de la tarde de la víspera de San Valentín, aprovechando ese día que de tanta comercialización han disfrazado, Kany García dijo a los cuatro vientos, o sea, a sus casi 900,000 seguidores en esa red social, que amaba a una mujer, regresándonos con un contundente golpe de su guitarra al verdadero significado de San Valentín, al amor y a la amistad. Dos horas después su verdad obtenía 59,000 me gusta y 5,000 personas se movían a escribirle. ¡En solo dos horas!

De inmediato afloraron los comentarios, siempre cargados por la visón particular que cada uno tiene de la realidad. No merece la pena hacer mención de los intolerantes homofóbicos. Si me interesa esa área gris donde afloran los “eso se sabía”, “ya era tiempo”, “lo que se ve no se pregunta”… etc, etc… Aún en esos comentarios percibimos ese juicio con que implacablemente juzgamos a los que no son como nosotros, como si ser como nosotros fuera la única forma de ser. Como si fuera fácil, aún en los tiempos que vivimos, ser gay. Tiempos en que todavía el máximo prelado de la Iglesia Católica en Puerto Rico prefiere que la gente se contagie con Zika a usar un condón. Pero también son los tiempos en que por primera vez tendremos una mujer lesbiana presidiendo el más alto foro judicial: El Tribunal Supremo.

También leo comentarios de gente abiertamente gay desde hace tiempo, a quienes parece molestarles que cobre tanta notoriedad la declaración de Kany. Cada cual tiene su tiempo. En el Camino de Santiago aprendí que cada cual camina a su ritmo aunque vaya en la misma dirección nuestra. ¡No sean tan críticos de gente de su propia comunidad! ¡Apóyense, coño!

Yo estaba en Egipto, en un viaje donde acompañaba a una empresa de seguros a la cual le daba servicios de motivación a sus vendedores, cuando por Skype mi hija Cecilia me confesó lo mismo que Kany acaba de confesar: que amaba a una mujer. Era la primera vez que ella me hacía saber su preferencia sexual. Lo único que le dije, emocionado, fue que hubiera deseado tenerla cerca para darle un fuerte abrazo. Desde ese momento Ceci ha sido muy feliz y disfruta de una pareja que la ama y la apoya.

Kany García es la principal figura de la canción puertorriqueña. Escribe con maestría musical, su letras no son tontas y se enfrenta al amor de una forma madura, sin eludir el inevitable desamor y los recovecos del alma a los que hay que acceder cuando se está enamorado. Ahora, sin lugar a dudas, podrá escribir y manifestarse en los escenarios del mundo sin ataduras.

Le doy la bienvenida a la libertad, a la verdad, al amor… Feliz Día de San Valentín junto a su amada Jocelyn Troche.

A las 4 de la tarde de la víspera de San Valentín, aprovechando ese día que de tanta comercialización han disfrazado, Kany García dijo a los cuatro vientos, o sea, a sus casi 900,000 seguidores en esa red social, que amaba a una mujer, regresándonos con un contundente golpe de su guitarra al verdadero significado de San Valentín, al amor y a la amistad. Dos horas después su verdad obtenía 59,000 me gusta y 5,000 personas se movían a escribirle. ¡En solo dos horas!

De inmediato afloraron los comentarios, siempre cargados por la visón particular que cada uno tiene de la realidad. No merece la pena hacer mención de los intolerantes homofóbicos. Si me interesa esa área gris donde afloran los “eso se sabía”, “ya era tiempo”, “lo que se ve no se pregunta”… etc, etc… Aún en esos comentarios percibimos ese juicio con que implacablemente juzgamos a los que no son como nosotros, como si ser como nosotros fuera la única forma de ser. Como si fuera fácil, aún en los tiempos que vivimos, ser gay. Tiempos en que todavía el máximo prelado de la Iglesia Católica en Puerto Rico prefiere que la gente se contagie con Zika a usar un condón. Pero también son los tiempos en que por primera vez tendremos una mujer lesbiana presidiendo el más alto foro judicial: El Tribunal Supremo.

También leo comentarios de gente abiertamente gay desde hace tiempo, a quienes parece molestarles que cobre tanta notoriedad la declaración de Kany. Cada cual tiene su tiempo. En el Camino de Santiago aprendí que cada cual camina a su ritmo aunque vaya en la misma dirección nuestra. ¡No sean tan críticos de gente de su propia comunidad! ¡Apóyense, coño!

Yo estaba en Egipto, en un viaje donde acompañaba a una empresa de seguros a la cual le daba servicios de motivación a sus vendedores, cuando por Skype mi hija Cecilia me confesó lo mismo que Kany acaba de confesar: que amaba a una mujer. Era la primera vez que ella me hacía saber su preferencia sexual. Lo único que le dije, emocionado, fue que hubiera deseado tenerla cerca para darle un fuerte abrazo. Desde ese momento Ceci ha sido muy feliz y disfruta de una pareja que la ama y la apoya.

Kany García es la principal figura de la canción puertorriqueña. Escribe con maestría musical, su letras no son tontas y se enfrenta al amor de una forma madura, sin eludir el inevitable desamor y los recovecos del alma a los que hay que acceder cuando se está enamorado. Ahora, sin lugar a dudas, podrá escribir y manifestarse en los escenarios del mundo sin ataduras.

Le doy la bienvenida a la libertad, a la verdad, al amor… Feliz Día de San Valentín junto a su amada Jocelyn Troche.

Que momento tan perfecto para abrir mi corazón y mostrarme tal cual soy siendo el fin de semana de enamorados. El amor…

Posted by Kany García on Saturday, February 13, 2016

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario