Horacio: genio y figura… hasta en las alturas

 

Cerca de la una y media de la madrugada,  Horacio Olivo se dio una escapadita… en esta ocasión no fue como sus escapadas ocasionales a la Placita Roosevelt, fue una realmente sensacional: se escapó de su cuerpo, y antes de emprender su viaje al más allá, que realmente está más acá de lo que muchos se imaginan, pasó a hacerle una maldad a su amigo más antiguo, Jacobo Morales, que a esa hora degustaba un buen vino en compañía de sus hijos y nietos mientras escuchaba la música de Alberto Cortez.

Horacio, vestido de invisibilidad, entró a la sala, tomó el control remoto, y corrió el reproductor de discos compactos, CD Player, como le llaman en Castilla la Vieja, a la canción Cuando un amigo se va… nada, quería dejarle saber a su amigo Jacobo, cuando se enterara al otro día de su partida, que antes de irse tuvo el detalle de despedirse con esa canción tan clisé para gente que cambia de domicilio.

Poco después, cuán después sería especulativo, pero no fue mucho después, se sintieron unos toques muy fuerte a las puertas del cielo. San Pedro, que a pesar de los años no descuida sus labores de supervisar la entrada al Reino, miró por la rejilla de la parte de arriba de la vetusta puerta y vio que quien había llegado era Horacio Olivo.

Señor Olivo le dijo aquí hemos establecido que las puertas del cielo se abrirán a partir de las 6:00 de la mañana hasta las 12:00 de la noche, pues nosotros, contrario a lo que piensan allá abajo en la Tierra, tenemos que descansar. Así que demasiado temprano ha llegado usted.

No se preocupe, don San Pedro dijo Horacioes que estoy tan acostumbrado a llegar temprano a los sitios que no lo puede evitar. Por casi cuarenta y cinco años estuve con un grupo donde para tres de los integrantes llegar tarde era casi la norma, uno por viejo despistao, otro por despistao camino a viejo, y el otro por llevarme la contraria. Yo no transaba nunca con eso de llegar tarde, y si el show era en Jayuya, porque a eso nos dedicábamos, a hacer reír a la gente, yo estaba tres horas antes, y ellos llegaban cuando apenas faltaba media hora, en el mejor de los casos. Así que me perdona usted, don San Pedro, si tan temprano he llegado, pero me es inevitable.

Pues yo le aconsejo que busque la forma de entretenerse por las próximas horas, porque estas puertas no se abren hasta las 6 dijo el expescador.

No tengo problemas con eso dijo Horacio lo que pasa es que no conozco los alrededores del Cielo. Si usted es tan amable y me dice dónde me puedo dar una cervecita mientras juego una manita de billar, como hacía en la placita Roosevelt, me podría entretener por esas tres o cuatro horas dijo con la jovilidad que le caracterizaba.

Por favor, replicó en tono molesto el ex primer Papa  Estamos en un lugar donde usted no necesitará ni la cervecita esa que mencionó, ni mucho menos jugar eso que le ha llamado billar. Y cerró abruptamente la rejilla.

Horacio se fue a revolotear por unas nubes cercanas, refunfuñando, como era su costumbre, y a la vez reflexionando si realmente valía la pena vivir eternamente en un lugar donde no se podía dar la cerveza ni jugar billar.

Muy pronto Horacio se dio cuenta que las horas en el cielo, por ser eterno, corren más rápido, y al salir de una densa nube vio que ya las puertas estaban abiertas. De inmediato se presentó y San Pedro, de mejor humor, lo invitó a que pasara a una salita inmediata donde le esperaban tres personas de espaldas. Tan pronto entró, éstas se voltearon y resultaron ser Eddie López, Tommy Muñiz y José Miguel Agrelot, sus compañeros de Esto No Tiene Nombre y de Wapa, quienes le informaron que ya la fiesta de recibimiento estaba preparada, con más de cien artistas que habían llegado al cielo en los pasados años.

De la fiesta no les cuento porque tardaría horas en decirles quiénes estaban. Lo que sí sorprendió a Horacio fue no ver ni un solo político. Preguntó y le contaron que para estabilidad del reino, a los políticos se les mantiene en una especie de purgatorio del cual prácticamente ninguno ha salido. La medida la tomó San Pedro poco después del 30 de abril de 1980 cuando al cielo llegó don Luis Muñoz Marín. Sucede, según le contaron a Horacio sus tres amigos, que a la llegada del Muñoz, San Pedro vino a la tierra a inquirir sobre las bondades del viejo caudillo ya que las informaciones que le llegaban eran contradictorias. Ya recopilada toda la información llamó al Cielo y le dijo a la monja que recibió su llamada:

Por favor comuníqueme con Dios.

¿Con el que ha estado aquí siempre, o con el que acaba de llegar? le contestó la monja.

De ahí en adelante fue que San Pedro tomó la medida de no mezclar la población común en el Cielo con los políticos. Eso explica, según cerró el cuento don Tommy, la paz que se respira en el Cielo y por qué los que allí llegan no quieren regresar a la Tierra.

Silverio Pérez

Viernes 29 de julio de 2016

San Juan, P.R.


A Horacio Olivo

Jacobo Morales 07/ 24/16

Hola, amigo.
Acá estamos reunidos repasando tus memorias, y pensando en el fluir
de tu nueva trayectoria.

Te vislumbro sonriente saludando las estrellas, y girando al compás
de la luz y el titilar

con que te reciben ellas.

Y si de compás hablamos te hago una petición: ¿Crees que será posible darme la señal de entrada durante cada función?

De algún medio te valdrás, de eso una vez hablamos,
y de tantas cosas más…
Lo mismo en la adolescencia que al acercarnos y estar trasponiendo los ochenta.

El ambiente es de nostalgia, hay que reconocerlo,
como la que proyectabas
en las noches de bohemia cantando aquellos boleros.

Ahora tendrás más tiempo para memorizar muchos más, hasta que llegue el momento en que los pueda escuchar.

Mientras tanto hasta luego, pero un adiós, jamás.


SUNSHINE CANTA:

QUITATE TU…PA PONERME YO

TE FUISTE TU, LUEGO ME IRE YO

TE FUISTE TU

ME PREOCUPA QUIEN PODRA

DE HORACIO LLENAR SU SILLA

PERO A MI MAS PREOCUPA

ALGO QUE ME HACE COSQUILLA

Y ES QUE DE LOS RAYOS GAMMA

YA HAY DOS EN LA OTRA ORILLA

TE FUISTE TU, LUEGO ME IRE YO

TE FUISTE TU

JACOBO QUIERO DECIRTE

QUE COMO EN CANTAR TE EMPEÑAS

QUE HORACIO DESDE ALLA ARRIBA

SEGUIRA HACIENDOTE SEÑAS

Y SI NO ENTRARAS A TIEMPO

TE COGERÁ POR LAS GREÑAS

TE FUISTE TU, LUEGO ME IRE YO

TE FUISTE TU

Y A NOMBRE DE RAYOS GAMMA

YO  ME ATREVO A DECLARAR

QUE PUEDEN VENIR ARTISTAS

QUE COMO EL PUEDAN CANTAR

PERO LA SILLA DE HORACIO

NO HAY QUIEN LA PUEDA LLENAR


jorge-castro

De Jorge Castro:

Recordando a Horacio…

Más que el gran talento que tenía como actor, locutor y cantante, lo que más recuerdo de él era su integridad. Horacio era un hombre justo. Su sentido de justicia iba más allá de la justicia social por la que todo el mundo lo conocía. Tato era sencillamente un hombre honesto en todo el sentido de la palabra. Dicen que en la vida todo el mundo viene con su “librito”, pues el “librito” de Horacio debió ser lectura obligada en el departamento de educación de PR. Tampoco quiero decir que era perfecto. Como Sunshine ha señalado en más de una ocasión, Horacio era bastante negativo. Era de los que veía el vaso medio vacío. Recuerdo que cuando comencé a trabajar con él en “Tiri jala”, un programa de política producido por Sunshine y Gilda, Horacio pensaba que aquello no iba a funcionar. Sobretodo pensaba que él no encajaba en el proyecto. Para pasarle la manita, decidí invitarlo a darnos un vinito. Sabía por las leyendas de Zayas que era algo que le gustaba. Confieso que sentí un poco de temor porque la última vez que me fui a beber con un “old timer” fue con Efraín López Neris y estuve tres días convalesciendo. Esa gente son profesionales.

La 1ra vez que fuimos hablamos de todo menos del programa. En las semanas siguientes, entre Ribera del Duero y yo, convencimos a Tato de que su inseguridad estaba solo en su cabeza y todo encajó como un rompecabezas terminado. En el tiempo que trabajé con Tato aprendí mucho de su ética y sentido de responsabilidad y lo aplico diariamente en mi trabajo. Pero lo que aprendí con él, entre copa y copa de vino, me va a ayudar por el resto de mi vida. ¡Hasta luego maestro!, Jorge.


 

 

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario