Fatmagul se queda corto

El romance de mis padres, de 70 años de casados, dejaría chiquita esa serie turca que se ha quedado con nuestra televisión. Mi Papá, que a sus 101.6 años tiene la mente muy clara, parece como si lo desenchufaran cuando a Mami hay que hospitalizarla, como hace ya una semana.Si lo dejáramos, a él no le importa estar 12 horas, con el frío pelo de una habitación de hospital, al lado de ella. Como es natural, Mami se desubica cuando lleva varios días hospitalizada y entonces suele decir disparates que a mi Papá le enfogonan y la manda a callar. Ella le dice que si vino a mandarla a callar que mejor que se vaya. Entonces cuando él hace el aguaje de irse ella le dice que por qué se va a ir si lleva poco tiempo allí. Las despedidas rayan en lo erótico-sublime. Lo cierto es que, en estos tiempos de zozobra moral, económica y política del país, nada como una buena historia de amor para recuperar la cordura.

Papi y Mami en el pasillo

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.