Del lado del amor… ¿o del odio?

Escribo esta reflexión de domingo con esperanza y decepción a la misma vez. Viví dos experiencias totalmente contradictorias en menos de 24 horas: una de mucha esperanza en el Teatro Tapia en solidaridad con los familiares de las víctimas del tiroteo en Orlando, y otra, desesperanzadora, en la Asamblea del Pueblo contra la Junta de Control Fiscal en el Coliseo Roberto Clemente. La actriz Cristina Soler, sabe de lo que les cuento pues ella se gozó y se sufrió ambas actividades de forma muy particular. Termino esta reflexión compartiéndoles una canción que compuse para lo del Tapia.

Un grupo de artistas, comandados por la actriz Cristina Soler, se dio a la tarea de organizar una acto de solidaridad con los familiares de las víctimas del tiroteo en la discoteca Pulse de Orlando. Todos le dijimos que sí y nos dividimos tareas, unos de comunicarse con familiares de las víctimas para hacer un escrito, otros en la parte técnica, a mi me tocó componer y grabar una canción, en fin, algo muy hermoso, que afirmara que estamos Del lado del amor no del odio, y así resultó la actividad, para la cual la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, cedió el Teatro Tapia. Los abrazos, las palabras de agradecimiento, las lágrimas auténticas, y la esperanza fueron la nota que allí predominó.

Llegué al Coliseo Roberto Clemente a cumplir con mi deber de expresar mi oposición a la imposición de la Junta de Control Fiscal aunque iba de camino a la última función para el público de Partidos de la Risa. En la tarima de la actividad vi un rostro conocido: Cristina Soler, como maestra de ceremonias. Titi Cristi, como le decimos sus compañeros, no ha estado bien de salud, pero se faja más allá de sus fuerzas por las cosas que cree. Allí también estaba Carmen Yulín, que también cedió el Coliseo para la actividad. Los congregados eran representantes de diversos sectores, liderados por la licenciada Ana Irma Rivera Lassen, que unieron voluntades contra la Junta y a favor del Pueblo. Cooperativistas, religiosos, sindicalistas, políticos, estudiantes, etc, etc, dijeron presente.

Un grupo que no sé a qué organización pertenece, ni me interesa saber, fueron con el propósito de interrumpir los trabajos. Abuchearon a Carmen Yulín cuando se le dio gracias por su colaboración, abuchearon a Luis Gutiérrez cuando reiteró su compromiso con su país desde su escaño en el Congreso, abuchearon y le gritaban improperios a Melissa Mark Viverito, la boricua de más alto rango en el gobierno de Nueva York, en fin, no hubo persona que se subiera a la tarima que no fuera abucheada e interrumpida por este grupo. Representantes de los fondos buitres y del imperio que nos impone la Junta no lo hubiesen hecho mejor para desarmar el esfuerzo unitario del pueblo.

Poco a poco se fueron moviendo hasta pararse frente a la tarima e impedir que el resto de los miles allí presente pudieran participar del acto. Reclamaban que la Asamblea fuera deliberativa en lugar de informativa, como fue convocada, y se negaron a nombrar un representante que hablara a nombre del grupo. Tampoco participaron de la convocatoria a organizar la actividad semanas antes. Solo el caos y derrotar el propósito de la Asamblea les satisfacía.

A pesar de ello, la Asamblea aprobó una extensa resolución que recoge el sentir de todos aquellos que repudiamos la Junta como una herramienta de imposición colonial convertida en agencia de cobro para los fondos buitres. Éstos, los buitres, tienes dinero suficiente para cabildear en Washington y torcer voluntades de los políticos, y aparentemente, también para ganarse colaboradores gratuitos que se alinean, no del lado del amor sino de la confrontación y el odio.

Les exhorto a los que de allí salieron, frustrados, desesperanzados, con coraje, confundidos, indignados que no se dejen atribular por un grupo pequeño, que solo representa la confrontación, el boicot a la convergencia, la exclusión y la autocomplacencia. Allí vimos el ejemplo de esa enfermedad que produce el colonialismo: vuelcan la violencia que sienten contra sus congéneres, en vez de ir dirigida al imperio. He ahí nuestra mayor desgracia: la incapacidad de ponernos de acuerdo. Por eso estamos como estamos, como alguien dijo antes de abandonar la asamblea. Pero como cantó con gran emoción Chavela Rodríguez al final de la actividad: No lo van a impedir.

Como conclusión, les comparto la canción que compuse y que grabaron un grupo de compañeros, gracias a la generosidad de Sunshine Logroño que nos prestó su estudio, Chuíto Muñoz que nos dio sus horas de trabajo, y Aidita Encarnación que trajo los arreglos y músicos, para estar… Del lado del amor…

Aquí la canción y la letra Del lado del amor:

 

Hay momentos que solo el silencio

Es capaz de un gran ruido acallar

Hay momentos que en ese silencio

Se decide que batalla dar

Son momentos que tomas partido

Pues sería cobarde callar

De que lado del tiempo y la historia

Desde entonces vas a caminar

…escojo estar… del lado del amor…

Si puedes ver las estrellas brillando

Aunque el cielo se torne de gris

Si en la noche oscura del llanto

das la lucha y quieres ser feliz

Si la brisa acaricia tu alma

Cuando sientes que el otro eres tú

Y en ese otro encuentras tu espejo

Caminando sin miedo a la luz

Caminas tu…

Del lado del amor… Del lado del amor…

Lloro y lloro por tus sueños truncos

Por tu ausencia por la sinrazón

Por el dulce beso en tu mejilla

Poco antes del terrible adiós

Pero canto con fuerza y con rabia

Porque pare esta loca obsesión

De juzgar, de matar, de excluir,

De engañar, de ocultar, de fingir

De no caminar…

Del lado del amor…

Del lado del amor…

Sé que el odio corroe y avanza

Acorrala la diversidad

Pero el odio rebota a su origen

Y al final… todo esto pasará

Oye el eco de miles que cantan

El mundo grita Solidaridad

Que la palabra no pase al olvido

Que sea semilla que siembre Verdad…

Caminaremos…

Del lado del amor…

Caminaremos

Del lado del amor…

Caminaremos

Del lado del amor…

Caminaremos…

Del lado del amor

Exprésate

  • Silverio Pérez

    Escritor, Músico, Motivador, Compositor, Host de Radio y TV.

Deja un comentario