ILa anécdota: Llevé a mi papá al dentista. Me asombró lo relajado que estuvo mientras le ponían la anestesia para, ¿saben qué?, trabajarle una carie. Para el doctor fue una operación novel: nunca le había sacado una carie a una persona de 101 años. De pronto, papi vio algo en el monitor que había frente la silla y preguntó: “¿qué rayos es eso? Parece un monstruo.” Era la radiografía de su cabeza con su dentadura expuesta. Cuando le dije que era él, me contestó: “¿no será tu madre?” La semana que viene le toca ir al oftalmólogo y luego al audiólogo. Está muy bien de todo, pero nunca es

close

    ILa anécdota: Llevé a mi papá al dentista. Me asombró lo relajado que estuvo mientras le ponían la anestesia para, ¿saben qué?, trabajarle una carie. Para el doctor fue una operación novel: nunca le había sacado una carie a una persona de 101 años. De pronto, papi vio algo en el monitor que había frente la silla y preguntó: “¿qué rayos es eso? Parece un monstruo.” Era la radiografía de su cabeza con su dentadura expuesta. Cuando le dije que era él, me contestó: “¿no será tu madre?” La semana que viene le toca ir al oftalmólogo y luego al audiólogo. Está muy bien de todo, pero nunca es

Read more

Silverio fue Papa, en la Roma del año 536. El almanaque Bristol así lo establece el día de su santo: 20 de junio. Hubo otro Silverio, que nació un 20 de junio de 1914, y decidió ser Papa, pero con acento en la última A. “Ay dejen eso”, es la expresión de mi padre cuando le decimos que este próximo sábado cumple su primer añito después de su centenario. Cuando le celebramos los cien, con el humor que le caracteriza, dijo que le extrañaba que no vinieron a la fiesta ninguno de los que estudiaron con él en la escuela elemental. Mi padre engendró 14 hijos, 3 con su primera esposa,

close

Silverio fue Papa, en la Roma del año 536. El almanaque Bristol así lo establece el día de su santo: 20 de junio. Hubo otro Silverio, que nació un 20 de junio de 1914, y decidió ser Papa, pero con acento en la última A. “Ay dejen eso”, es la expresión de mi padre cuando le decimos que este próximo sábado cumple su primer añito después de su centenario. Cuando le celebramos los cien, con el humor que le caracteriza, dijo que le extrañaba que no vinieron a la fiesta ninguno de los que estudiaron con él en la escuela elemental. Mi padre engendró 14 hijos, 3 con su primera esposa,

Read more

Posted in Silverio Pérez

Esta es la historia de la experiencia que cambió mi vida y la de decenas de personas… en solo una semana. Un año después les puedo contar el secreto de lo que pasó. Cuando el documental Paso a Paso con Silverio por el Camino de Santiago salió al aire, recibí una inusitada cantidad de correos electrónicos de personas que lo querían hacer. Eso me asustó. No era mi intensión y, además, implicaba una gran responsabilidad. Dejé que pasara el tiempo sin contestarles para que se les bajara el follón, pero seguían insistiendo. Entonces los cité a una reunión a ver si de verdad iban, y fueron. Y les puse de requisito

close

Esta es la historia de la experiencia que cambió mi vida y la de decenas de personas… en solo una semana. Un año después les puedo contar el secreto de lo que pasó. Cuando el documental Paso a Paso con Silverio por el Camino de Santiago salió al aire, recibí una inusitada cantidad de correos electrónicos de personas que lo querían hacer. Eso me asustó. No era mi intensión y, además, implicaba una gran responsabilidad. Dejé que pasara el tiempo sin contestarles para que se les bajara el follón, pero seguían insistiendo. Entonces los cité a una reunión a ver si de verdad iban, y fueron. Y les puse de requisito

Read more

Posted in Silverio Pérez

No me había atrevido hacerlo pues sabía que me dolería. Finalmente lo hice y me dolió más de lo que me pude imaginar. Regresé a la casa entregada al banco, la casa de mis sueños, la que Yéssica y yo diseñamos y esperamos pacientemente su construcción, la que muchos de mis amigos disfrutaron y convirtieron en su lugar preferido de escape. La casa por donde mis perros correteaban libremente y donde solo el canto de los pájaros interrumpía la quietud de las mañanas en que me levantaba temprano a escribir. Allí estaba, como un enfermo al que el cáncer se lo está comiendo. Engullida por la maleza, disfrazada con traje de

close

No me había atrevido hacerlo pues sabía que me dolería. Finalmente lo hice y me dolió más de lo que me pude imaginar. Regresé a la casa entregada al banco, la casa de mis sueños, la que Yéssica y yo diseñamos y esperamos pacientemente su construcción, la que muchos de mis amigos disfrutaron y convirtieron en su lugar preferido de escape. La casa por donde mis perros correteaban libremente y donde solo el canto de los pájaros interrumpía la quietud de las mañanas en que me levantaba temprano a escribir. Allí estaba, como un enfermo al que el cáncer se lo está comiendo. Engullida por la maleza, disfrazada con traje de

Read more

Posted in Silverio Pérez

A Ángel Darío Carrero Carta desde el corazón a un amigo que se fue… Amado Darío: Era de noche, hace dos miércoles, cuando te cantamos en tu iglesia en Sabana Seca, con el corazón apretado y las esperanzas puestas en un milagro. Lanzábamos nuestras canciones a través de una ventana entreabierta con la certeza de que el sonido de las melodías llegaría a tu cercana habitación y aliviaría un tanto tu dolor. Estuvimos en vilo en los días siguientes. Tu silencio prudente, santo, valiente, nos desesperaba, acostumbrados como estamos a abrumar a los enfermos con visitas que, en muchas ocasiones, solo consuelan al visitante pero drenan las energías del enfermo. El

close

A Ángel Darío Carrero Carta desde el corazón a un amigo que se fue… Amado Darío: Era de noche, hace dos miércoles, cuando te cantamos en tu iglesia en Sabana Seca, con el corazón apretado y las esperanzas puestas en un milagro. Lanzábamos nuestras canciones a través de una ventana entreabierta con la certeza de que el sonido de las melodías llegaría a tu cercana habitación y aliviaría un tanto tu dolor. Estuvimos en vilo en los días siguientes. Tu silencio prudente, santo, valiente, nos desesperaba, acostumbrados como estamos a abrumar a los enfermos con visitas que, en muchas ocasiones, solo consuelan al visitante pero drenan las energías del enfermo. El

Read more

Posted in Silverio Pérez

Décima – Racionamiento Se habla de racionamiento, pero yo preferiría otro término, usaría: mejor el razonamiento Y es porque en este momento Mas conviene razonar que el agua economizar Y a esto pongale el sello Pues con el agua hasta el cuello No nos podemos quedar.

close

Décima – Racionamiento Se habla de racionamiento, pero yo preferiría otro término, usaría: mejor el razonamiento Y es porque en este momento Mas conviene razonar que el agua economizar Y a esto pongale el sello Pues con el agua hasta el cuello No nos podemos quedar.

Read more

Posted in Silverio Pérez

  Nueve preguntas a una madre nonagenaria ¿Por qué abuela Quintina, tu madre, no fue la que te crió? Porque el 13 de septiembre del 1928, cuando yo tenía 3 añitos, el huracán San Felipe se llevó la casa de mis padres, y Mamá Quintina repartió los hijos en el vecindario en lo que reconstruían la casa, y a mi me tocó en casa de Tía Dominga… y allí me quedé. ¿Cómo conociste a Papi? Yo sabía de él pues quedábamos primos lejanos, y un día que yo estaba guiando un rosario en un novenario en el barrio Mamey (él era de Camarones) se me presentó y me preguntó si era

close

  Nueve preguntas a una madre nonagenaria ¿Por qué abuela Quintina, tu madre, no fue la que te crió? Porque el 13 de septiembre del 1928, cuando yo tenía 3 añitos, el huracán San Felipe se llevó la casa de mis padres, y Mamá Quintina repartió los hijos en el vecindario en lo que reconstruían la casa, y a mi me tocó en casa de Tía Dominga… y allí me quedé. ¿Cómo conociste a Papi? Yo sabía de él pues quedábamos primos lejanos, y un día que yo estaba guiando un rosario en un novenario en el barrio Mamey (él era de Camarones) se me presentó y me preguntó si era

Read more

Posted in Silverio Pérez

El NO que le di a Ednita Nazario Corría el año de 1967. Yo era estudiante de ingeniería química en el Colegio de Mayagüez, el CAAM, y dirigía el grupo Viva la Gente, de grata recordación. Tito y Alberto Nazario, hermanos de Ednita, pertenecían al grupo. Tito, excelente guitarrista y cantante; Alberto cantaba y nos ayudaba con la coreografía. Un buen día el grupo fue invitado a actuar en Ponce y los hermanos Nazario me llevaron a su casa. Allí conocí a sus padres, y a la hermanita menor de ellos, presentadita la nena, quien de inmediato me dijo que ella quería cantar en el show. En un aparte, Alberto me

close

El NO que le di a Ednita Nazario Corría el año de 1967. Yo era estudiante de ingeniería química en el Colegio de Mayagüez, el CAAM, y dirigía el grupo Viva la Gente, de grata recordación. Tito y Alberto Nazario, hermanos de Ednita, pertenecían al grupo. Tito, excelente guitarrista y cantante; Alberto cantaba y nos ayudaba con la coreografía. Un buen día el grupo fue invitado a actuar en Ponce y los hermanos Nazario me llevaron a su casa. Allí conocí a sus padres, y a la hermanita menor de ellos, presentadita la nena, quien de inmediato me dijo que ella quería cantar en el show. En un aparte, Alberto me

Read more

Posted in Silverio Pérez

A Papo, Betzy y Sylvia En los momentos en que tres personas muy cercanas a mi caen víctimas del cáncer, una perdió la batalla física mas nunca la espiritual y las otras dos siguen dándola, se cierne, sobre los que hemos padecido esa enfermedad, la espada de Démocles, amenazando con dirigir su filo hacia nuestra existencia. No tengo la menor duda de que existe en la ciencia, y me entrené como científico por cinco años en el Colegio de Mayagüez, el conocimiento, las opciones y la forma de erradicar el cáncer, o por lo menos de mantenerlo a raya. Pero el cáncer es un negocio multibillonario para la industria farmacéutica y

close

A Papo, Betzy y Sylvia En los momentos en que tres personas muy cercanas a mi caen víctimas del cáncer, una perdió la batalla física mas nunca la espiritual y las otras dos siguen dándola, se cierne, sobre los que hemos padecido esa enfermedad, la espada de Démocles, amenazando con dirigir su filo hacia nuestra existencia. No tengo la menor duda de que existe en la ciencia, y me entrené como científico por cinco años en el Colegio de Mayagüez, el conocimiento, las opciones y la forma de erradicar el cáncer, o por lo menos de mantenerlo a raya. Pero el cáncer es un negocio multibillonario para la industria farmacéutica y

Read more

Posted in Silverio Pérez

Hacía tiempo que no me tomaba unos días de relajamiento, y escogí para hacerlo el mejor momento: la Semana Santa. Comencé en la misa del Domingo de Ramos Ramos en una iglesia católica de una urbanización de clase media alta. No se parecía a lo que yo experimentaba en aquellas celebraciones de antaño en la capilla comunitaria del Convento de las Hermanas del Buen Pastor, del Barrio Río Cañas, en la carretera de Caguas, pero me encantó el que había guitarras por doquier, familias enteras participando de la celebración y el colorido de las palmas en cada rincón del lujoso templo. Dejo establecido que creo en Dios, pero cada día me

close

Hacía tiempo que no me tomaba unos días de relajamiento, y escogí para hacerlo el mejor momento: la Semana Santa. Comencé en la misa del Domingo de Ramos Ramos en una iglesia católica de una urbanización de clase media alta. No se parecía a lo que yo experimentaba en aquellas celebraciones de antaño en la capilla comunitaria del Convento de las Hermanas del Buen Pastor, del Barrio Río Cañas, en la carretera de Caguas, pero me encantó el que había guitarras por doquier, familias enteras participando de la celebración y el colorido de las palmas en cada rincón del lujoso templo. Dejo establecido que creo en Dios, pero cada día me

Read more

Posted in Silverio Pérez